Talleres de cuaresma 2017

La Cuaresma es un tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a ejemplo de Jesús en el desierto: el ayuno, la oración y la limosna, un camino que lleva al encuentro con Dios. En este momento de la historia, nuestro país vive un contexto bien particular, que nos pide a gritos reconciliarnos y vivir en paz. Son más de 60 años de conflicto armado, a lo largo de los cuales nos hemos matado entre nosotros mismos, durante los que no hemos sido fieles cuidadores de nuestra casa común (Papa Francisco, Laudato Si No. 1), en los que nos hemos alejado del amor de Dios. Por eso, gritar que “Colombia es capaz de reconciliación”, debe ser el compromiso de todos a abrir nuestro corazón a Dios, a perdonar al otro y a reconciliarnos con todo lo que nos rodea.

El Papa Francisco a través de la parábola del rico y Lázaro (Lc 16, 19- 31), nos invita a reconocer en el otro el rostro de Dios, ya que el otro es un don: “La justa relación con las personas consiste en reconocer con gratitud su valor. Incluso el pobre en la puerta del rico, no es una carga molesta, sino una llamada a convertirse y a cambiar de vida” (Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2017). La parábola nos muestra cómo la codicia del rico no le permite ver la situación del pobre que sufre, ni tampoco, aprovechar la oportunidad de ejercer la misericordia que Dios tiene para con nosotros.

La Iglesia a través del Secretariado Nacional de Pastoral Social y de La Campaña de comunicación cristiana de bienes (CCB), en el tiempo de la Cuaresma, hace un llamado a recuperar el sentido de la reconciliación en la vida del cristiano. San Pablo reconoce la importancia de “dejarnos reconciliar por Dios” (2 Cor 5, 20): es tener la capacidad de dejarnos encontrar por el Señor, de ir al encuentro del otro y reconciliarnos con él, de poder reconciliarnos con nosotros mismos, en definitiva, de reconocer la creación como la casa común, a la que tanto daño le hemos hecho.

La campaña de comunicación Cristiana de Bienes 2017, se realiza a través de dos estrategias:

1. Fortalecer la vida espiritual, a través de los talleres de cuaresma, que llevan a construir un camino hacia la reconciliación.
2. Realizar la colecta de comunicación cristiana de bienes, que tiene como finalidad ayudar a los más pobres: “Entrega lo mejor de ti para tus hermanos más necesitados”. 

Los talleres de cuaresma son una importante herramienta, que puede ser utilizada en diferentes encuentros, sirviendo como preparación a la semana santa. Las personas, las familias y las comunidades a diario se enfrentan a infinidad de desafíos y de afanes, por lo cual, la dimensión espiritual es fundamental para fortalecer su fe y su vida cristiana. Por esta razón, te invitamos a vivir esta experiencia maravillosa de reflexión, donde el mensaje del evangelio de cada domingo, te permitirá subir un peldaño más hacia el encuentro con Dios.


La metodología que proponemos para el desarrollo de los talleres sigue cuatro pasos:

1. Evocar la vida:

En este paso, se propone una actividad que conecta la experiencia personal y comunitaria con el tema que se va a abordar.

2. Comprender la vida:

Busca, a través de comentarios, testimonios, documentos y otras fuentes, explicar los elementos principales del tema que se está abordando.

3. Iluminar la vida:

Se toma el texto bíblico (en este caso, el evangelio de cada domingo), para extraer aquellos referentes que ayudan a cada persona a discernir su realidad y descubrir lo que debe cambiar en su vida, para vivir conforme al Plan de Dios.

4. Celebrar la vida:

En este paso se recogen los aprendizajes, el discernimiento y se adquiere un compromiso personal en torno a la reconciliación. Este momento es clave en la vida comunitaria, porque fortalece los vínculos y nos prepara a descubrir en los otros el rostro del amor de Dios.

No olvides que Dios está siempre esperándote. Que esta cuaresma sea el tiempo propicio para que la oración, el ayuno y la caridad, te permitan dejarte reconciliar por Dios.

Envió el material de los talleres de cuaresma de los dos primeros domingos y en el próximo