La Pastoral del Mundo del Trabajo (PMT)​


El trabajo humano es un derecho y un deber social, cuyo objetivo es la realización personal y colectiva del hombre, de todo el hombre y de todos los hombres. Así, el trabajador a partir de la inteligencia, creatividad, habilidades y destrezas, transforma la naturaleza ofreciendo satisfactores, bienes y servicios, para el bien de la sociedad.

Pero Jesús les dijo: Mi Padre trabaja siempre y yo también trabajo” (Juan 5,17). El primer trabajador es Dios que crea a través de su Palabra (Gn 1) y con la creación ofreció al hombre – varones y mujeres- bienes y servicios útiles, concibiéndole, como alguien, un ser libre, válido y satisfactorio dejándonos la tarea de continuar perfeccionando su obra creadora. Sin embargo, en las tres últimas décadas, la globalización ha transformado la organización económica, las relaciones sociales, los modelos de vida y cultura, los Estados y la política, reflejándose en el mundo de los trabajadores en la constante degradación del trabajo humano y su descristianización.

Jesús “se hizo semejante a nosotros en todo, dedicó la mayor parte de los años de su vida terrena al trabajo manual junto al banco del carpintero, en el taller de José”. (Mt 13,55. Mc 6,3)

La PMT es un área de la pastoral social. Responde a la necesidad de la Iglesia de hacer presencia Evangelizadora en las diferentes realidades sociales del acontecer humano. El trabajo, clave esencial de toda la cuestión social, condiciona el desarrollo no sólo económico, sino también cultural y moral, de las personas, de la familia, de la sociedad y de todo el género humano. (Compendio Doctrina Social de la Iglesia 585) La PMT es la acción evangelizadora de la Iglesia en el mundo del trabajo que promueve el desarrollo integral de los trabajadores y trabajadoras, defiende su dignidad y sus derechos, los fortalece y acompaña en su compromiso de ser discípulos misioneros de Jesucristo en la construcción de una sociedad justa y solidaria, respondiendo a los desafíos de una realidad compleja y cambiante.

Su objetivo es promover, acompañar y animar, solidaria y proféticamente desde el Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia, la vida, organización, formación y evangelización de los trabajadores y trabajadoras para contribuir con la defensa de su dignidad, al desarrollo de una auténtica cultura del trabajo y a la construcción de una sociedad libre, justa y participativa.

Algunas de las opciones de la PMT son: la vivencia de una espiritualidad de comunión y participación, la defensa de los derechos de los trabajadores pobres y marginados dando prioridad a la niñez, a la juventud y a la mujer; la permanente lectura de la realidad; denuncia de la injusticia y proposición de alternativas; construcción participativa de los procesos; la formación permanente de agentes y destinatarios; el trabajo articulado y fortalecido en red; apoyo a formas solidarias de organización económica y social.

Las líneas de acción de PMT son:


a) Organización: corresponde a la creación y consolidación de los equipos de la PMT, para la reflexión, planeación y operatividad de las acciones de sensibilización, organización, formación, defensa de los derechos y reconocimiento de los deberes de los trabajadores;
b) Formación integral: hace referencia a la atención pastoral en temas como: Doctrina Social de la Iglesia; Espiritualidad del trabajo; Derechos y deberes; Dignidad del trabajador; Economía solidaria; Elaboración de proyectos, etc.;
c) Incidencia: para el reconocimiento y la garantía de los derechos de los trabajadores se requiere la realización de acciones de reivindicación de condiciones de empleo justas, por lo cual, desde la PMT se promoverán y acompañarán acciones con organizaciones del mundo del trabajo; además la incorporación de una estrategia de comunicaciones que visibilice a la Pastoral y las acciones que realiza.

Para hacer operativa la PMT recomendamos la implementación de equipos (Diocesano, Vicariales, parroquiales y/o comunitarios), integrados por trabajadores (as), religiosos (as), sacerdotes, movimientos, organizaciones y demás agentes comprometidos con esta pastoral. Podemos partir de los COPPAS, para su constitución.

 

La invitación para la Misión Continental es:


Acercarse a los hermanos trabajadores vulnerados o excluidos, con humildad, alegría, ternura, dentro de una cultura del encuentro.

Secretariado Nacional de Pastoral Social Equipo Nacional Pastoral de los Trabajadores

Misión con el mundo del trabajo


Si bien en la dinámica del novenario de años que viene realizando la Diócesis animándonos al centenario en el 2017, dice que la misión corresponde a los trabajadores, adoptamos el título de MISIÓN CON EL MUNDO DEL TRABAJO, como lo sugiere Pastoral Social Nacional.

Meta

Al finalizar el año litúrgico-pastoral 2014 la diócesis de Santa Rosa de Osos, en ambiente de comunión y participación:

  • Ha vivido la misión con el Mundo del Trabajo,
  • Animado la creación de los subcomités Parroquiales de Pastoral Social para la pastoral del Mundo del Trabajo,
  • Ha favorecido acciones de proceso en pro de la Evangelización del Mundo del Trabajo, que se sigan generando durante todos los años,

A través de las diversas acciones programadas y articuladas por la pastoral de multitudes, en orden a hacer del trabajo, un medio de promoción humana y de santidad para el impulso de la Evangelización por medio de nuestro Plan de Pastoral y la vivencia del discipulado misionero en la Diócesis y así edificarnos en la fe como Pueblo de Dios.

Justificación

REALIDAD: La Diócesis ha impulsado la misión con diversos ámbitos humanos, este año la anima con el Mundo del Trabajo, sin embargo se hace necesario animar esta pastoral desde la pastoral social con el compromiso de todos en las acciones parroquiales concretas.

IDEAL: Una Iglesia particular que anima y promueve la acción evangelizadora con el Mundo del Trabajo en sintonía con la misión permanente desde el Plan Diocesano de Renovación y Evangelización responde al querer de Dios desde el pensamiento social de la Iglesia.

CONVERSIÓN: Se hace necesario seguir fortaleciendo el PDR/E, en sintonía con la misión permanente desde atendiendo a el grupo humano de pastoral del Mundo del Trabajo, en sintonía con Aparecida que nos pide conversión personal y pastoral en clave de la construcción del Reino de Dios.

 
 
​​​